martes, 27 de octubre de 2009

Cuatro Caminos

Un caserón en Cuatro Caminos, una de las zonas más castizas de todo Madrid, donde según me contaba mi abuelo acababa el tranvía y los chatarreros campaban hasta la plaza de Castilla. Probablemente uno de los extremos de la ciudad en épocas no muy lejanas. Hoy en día el caserón aparece como una isla en medio de la ciudad ocupado por el Colegio El Porvenir, justo al lado de la iglesia de santa María del Silencio, la parroquia de los sordomudos, donde apenas podemos pasar susurrando muy bajito. Descubro que el ginkgo del parque de la Fuente del Berro, uno de los más hermosos de la capital, es hembra y está cuajado de nauseabundas ciruelas.

3 comentarios:

Begoña Sánchez dijo...

Este caserón da un poco de miedo, con ese cielo donde las nubes aparecen en forma de rayos, junto al encuadre que le has dado...me sugiere una película de miedo.
Una buena toma

Besos

Me has cambiado de nombre, debe de ser el poder del demonio ;)

Mª Angeles y Jose dijo...

Un encuadre fantastico,con una luz de dulce.

Muy bonita.

Besos

jgbarber dijo...

Gracias. Es que es un caserón que llama la atención. Lo más llamativo de todo es su ubicación, en pleno Madrid. Saludos,