domingo, 25 de octubre de 2009

La cementera de Venta de Baños

Una mañana encapotada de otoño, al borde de la carretera destaca la cementera de Venta de Baños con sus torres y sus humos que se confunden con la trama de las nubes. El sol brilla tímidamente y en los árboles apenas quedan algunas hojas con la típica tonalidad de la estación, una pincelada de color en el marco grisáceo de la imagen (habrá que seguir ensayando con el Ligthroom y sus agradables resultados). A pesar del año transcurrido recuerdo el día perfectamente, momentos de silencio y reflexión a la vuelta de la Misa Cantada del monasterio de la Trapa.

2 comentarios:

Begoña Sánchez dijo...

El color grisáceo del cielo describe perfectamente el escenario de la cementera.
A pesar de contaminaciones y demás la imagen es agradable a la vista, has conseguido una composición y contrastes perfectos.

Besos

jgbarber dijo...

Gracias Begoña, siempre es posible captar algún instante que nos llame la atención, no hay más que salir con la cámara y mirar con atención. Besos,