miércoles, 21 de octubre de 2009

Un café bajo los plátanos

Una buena sombra bajo los plátanos para tomar un café al comienzo de una tarde soleada (aunque también podríamos echar una buena partida de ajedrez). Luces y sombras jugando con el verde de las sillas y las diagonales que fácilmente podemos adivinar a lo largo y ancho de la imagen. Al fondo el río, el Arlanzón, que atraviesa de punta a punta toda la ciudad.
Parece mentira que apenas hayan pasado diez días. Entran los fríos, una desapacible sensación este brusco cambio de tiempo, la transición del veranillo de San Miguel al cordonazo de San Francisco con las lluvias generalizadas y una repentina bajada de temperaturas. Tendremos que irnos acostumbrando, el otoño es una estación triste, sin duda la más bonita del año pero en cualquier caso una estación triste, el comienzo de un nuevo ciclo, la caída de las hojas, la sensación de algo que nos falta…

3 comentarios:

Begoña Sánchez dijo...

Bonito rincón para pasar un rato apacible y relajado, aunque tengamos que ponernos ya el abrigo

Me gusta mucho la luz y el toque de las hojas caídas

Besos

Mariluz dijo...

Muy otoñal, qué color tan bonito, resultado de esa luz tan fantástica. Rincón ideal para aprovechar los últimos rayos de sol.

jgbarber dijo...

Sí, una lástima pero entramos en pleno otoño y los fríos ya están a la vuelta de la esquina. Besos,