domingo, 3 de mayo de 2009

La amapola y su sombra

Me encanta viajar en tren. Hoy estuve en Segovia, por visitar a la familia. Dos horas leyendo tranquilamente, un viaje pausado, sin ningún tipo de agobios o estrés. A la entrada de la estación encuentro numerosas flores amarillas y azules, aparte de una colonia de golondrinas y las amapolas que colorean los campos. Realmente no se si se trata de golondrinas, aviones o vencejos… Al final la imagen seleccionada aparece de repente, como si de una pintura japonesa se tratase.

3 comentarios:

vidal dijo...

Amapola... lindísima Amapola... Amapola Zen diría yo... muy guapa...

Interesante lo de los bandoleros del Cancho... ¿ya no habrá ninguno por allí, no?...

Saludos Esgalleros!!!

Jaol dijo...

Muy pictórica, y muy logrado el efecto de destacar la amapola del fondo, con una focal larga, seguro. La estética de las pinturas japonesas de las que el gran Artemio Rulan es tan aficionado.

jgbarber dijo...

Cierto lo de la estética japonesa pero es que ese tallo torcido, el rojo de la flor y la proyección de su sombra, invitaba a ese juego.
Lo de los bandidos en la Pedri, seguro que el próximo sábado alguno andará por allí!!!
Y también de acuerdo con la estética Rulán.
Cordiales saludos,