lunes, 17 de marzo de 2008

Narcisos silvestres

Lirones amarillos (conocidos vulgarmente como narcisos silvestres o de los prados) en el recorrido de la senda Herreros, por la cara sur de los Siete Picos. Un terreno sembrado de flores de azafrán (crocus carpetanus) y de pequeñas campanillas en las que hasta ahora no me había fijado, y que podría tratarse de narcisos de la nieve (narcissus bulbocodium), algo más pequeños y delicados que los narcisos silvestres (narcissus pseudonarcissus). Una vez fundida la nieve, el azafrán serrano y los narcisos de las nieves son las primeras flores que aparecen, junto a las simpáticas mariquitas, signos evidentes de que ya ha pasado lo peor del invierno. Las paredes caen a pico pero el recorrido, por la base del roquedo, es sumamente hermoso. Me abrazo fuerte a un pino viejo y enorme (que me transmite su energía). Una vez sobrepasados los riscos de la Cueva Lirón nos dirigimos a la fuente de los Acebos, en lo más profundo del cóncavo de Siete Picos. Un generoso chorro de agua fresca hace las delicias de los caminantes. Agua fría, pura, cantarina... Desde allí podríamos bajar directamente a Camorritos por el apeadero de Siete Picos o continuar hasta la pradera de Navarrulaque por el sendero de la Pata la Cabra, pero preferimos subir a Majalasna, el primero y más bajito de los Siete Picos y completar el recorrido por las crestas.
En la ladera norte los pinos nos muestran sus dos caras, como el dios Jano, en curioso contraste; la más amable al sur, verde y jugosa, la helada al norte con su escarcha blanca, como una luenga barba de anciano. Abrazarse a un árbol viejo, escuchar a los crocus y a los narcisos, poner una piedra más encima de los montoncitos que culminan la cumbre de las montañas...

2 comentarios:

luz dijo...

Bonito narciso silvestre, yo tengo que conformarme con los que crecen en mi jardín, ayer compré también una primula ("primavera") para que me alegre un poco la mañana en mi trabajo.

jgbarber dijo...

Hola luz, las flores caseras nos están mal (yo siempre digo que son plantas domesticadas) pero seguro que coincides conmigo en que las silvestres tienen un atractivo especial. Besos. Gracias