martes, 23 de junio de 2009

Todo un espectáculo

Una vez que se pone el sol, los pájaros salen a patrullar por el cielo. Son de esos aviones que no paran quietos un momento, con sus vuelos acrobáticos e incluso a veces imprudentes. Por la noche sin embargo, aparece una pareja de murciélagos urbanitas que tiene querencia por el barrio. Nooteboom también tiene un “murciélago” en su “Lluvia roja”, una gata gris de raza cartuja, gracias a su afición a visitar monasterios cartujos en sus viajes por España.
Es verdad que a veces la vida te juega una mala pasada pero, a pesar de las dificultades, hemos de ser capaces de levantarnos una y otra vez. Recuerda, amigo Ripley, que no hay nada irremediable más que la muerte. A pulso, como un campeón.

2 comentarios:

vidal dijo...

Noche de San Juan... el Sol tardará menos que ningún día en volver a salir... Todo un espectáculo!... Gracias JG!

jgbarber dijo...

Un espectáculo diferente cada día. Muchas veces hace falta bien poco para ser feliz. Saludos,