lunes, 22 de junio de 2009

Norte de Siete Picos

La cara norte de Siete Picos desde Valsaín. Todavía se conservan en la zona importantes restos de la guerra incivil, testigos de la barbarie de la especie humana pues no en vano en estos parajes, en tres desastrosos días, acabaron muriendo cerca de 2.500 hombres jóvenes. Hace más de 70 años de la batalla de La Granja pero todavía permanecen la memoria y los restos de hormigón. La mitad de los muertos se contabilizaron en un bando, la otra mitad en el contrario. Ciertamente ninguno de los contendientes ganó esta batalla, aunque posteriormente unos vencieron y otros perdieron la guerra. El odio y el rencor se instalaron durante largos años. Desde el fortín se controlaban todos los pasos del valle de Valsaín, con vistas a las cumbres de Peñalara y Siete Picos.

3 comentarios:

Jaol dijo...

Vade retro! Testigos mudos de tamañas iniquidades, como se hubiese dicho en otra época...montañas y muros

vidal dijo...

Muy guapa imagen de un lugar "feo" históricamente hablando... me ha recordado a la entrada del Laberinto del Fauno... ya se que no se parece mucho, pero al oir decir Guerra Civil se me viene a la memoria esa peazo de pelicula y mi cerebro hizo el resto... Saludos Esgalleros!

jgbarber dijo...

Qué contradicción, ¿verdad? Montañas y muros; nada tan hermoso como la naturaleza en su plena intensidad y nada tan espantoso como una guerra y sus consecuencias. Por cierto, creo que algunas escenas del Laberinto del fauno se rodaron en las inmediaciones de San Rafael, un lugar absolutamente encantador de nuestra sierra!!! Un abrazo compañeros,