domingo, 20 de septiembre de 2009

Versión en amarillo

“Fui al cuarto de baño, me desnudé y arrojé la ropa dentro de la lavadora. Me puse bajo el agua caliente y me froté a conciencia todo el cuerpo con jabón, me lavé el pelo. En la ducha aún colgaba el gorro de baño de Kumiko. Estaban allí su champú, su acondicionador, el cepillo de pelo que usaba en la ducha. Su cepillo de dientes, su hilo dental. Desde su marcha, el aspecto de la casa no había cambiado en absoluto. Lo único que conllevaba su ausencia era algo muy simple; ella ya no estaba allí”.
Se admiten apuestas sobre el autor!!!

4 comentarios:

Begoña Sánchez dijo...

Pues no doy con él...

Difícil se lo has puesto a las flores amarillas, después del primer plano azul de la otra entrada.
Claro que para gustos, colores

Me harás seguir pensado mucho tiempo?

Besos

jgbarber dijo...

Las pistas eran escasas pero el Kumiko es clave. Con este indicio, Murakami, quizá el escritor japonés más conocido por aquí. Besos,

Begoña Sánchez dijo...

Confesión: puse Kumiko en Google pero no encontré respuesta adecuada :)
Me recomiendas algún título de Murakami para estos días de viaje?
Gracias

jgbarber dijo...

Bueno, yo creo que comenzaría con After Dark o Sauce ciego, mujer dormida. Kafka en la orilla está muy bien pero de inicio puede asustar un poco pues tiene caso 600 páginas (el pájaro son 700). Merece la pena pero mejor comenzar poco a poco. Ya contarás. Besos,