miércoles, 9 de septiembre de 2009

Riaño

Este verano pasamos por Riaño, hermosas montañas reflejadas contra el embalse pues el cielo, intensamente azul, no tenía nubes que reflejar. Un poco de pena daba el pueblo, encaramado en un contrafuerte sobre las aguas, mientras yo me acordaba del Vegamián de Llamazares bajo el pantano del Porma y de su Curueño protagonista de “El río del olvido”. Esta tarde consigo “La cumbre”, ambientada en Arcenorio, y “Vagabundos de Castilla”, ambos textos del escritor y jurista Juan Díaz Caneja, el primero en edición electrónica (el original es del año 1908) y el segundo en papel. Así comienza “La cumbre”:
“Dormía el pueblo plácidamente, en la ladera de la montaña: sus casitas, construidas de piedra, eran bajas, molineras, con corredor volandero pintado de rojo, de azul de blanco, de verde claro y fuerte. Todas se apiñaban contra la peña que a su espalda se alzaba altiva, coronada por un bosque de robles que se perdían entre nubes, y todas pujaban por subir a medida que se construían: primero, tímidamente; más tarde, decididas y contentonas de enseñar los colores chillones de sus balaustres a las mil zarzamoras que crecían entre las calles y nacían pegaditas a las fachadas de los edificios”.
Un comienzo prometedor, a pesar de que el libro ya tiene más de cien años.

5 comentarios:

Mariluz dijo...

Justamente he pasado esta tarde por Riaño, a mi vuelta de Cantabria. Estaba precioso el embalse.
Me gusta esta toma que has hecho con la línea de árboles y las casitas de colores a la derecha.
Bonito lugar, a pesar de su historia.
Un abrazo!

Jorge dijo...

preciosa foto de riaño, si señor!!

Begoña Sánchez dijo...

Una imagen preciosa, llena de luz y color. Los árboles le aportan profundidad e invitan al camino.
Un libro para leer, realmente el comienzo es prometedor y demuestra que los libros no cumplen años, siempre están vigentes.
Besos

frajam dijo...

Bonita y tipica imagen actual de Riaño.
No tengo la suerte de recordar la única vez que siendo muy pequeño pasé por Riaño antiguo antes de que se anegase por el pantano.
Imagino que seria espectacular viendo que a pesar del pantano sus montañas y paisajes siguen siendo muy bellas.
Montañas para recorrer, altamente recomendables, sobre todo ese Cervino leonés, el Gilbo, que destaca a la izquierda de la imagen. Apuntateló.

jgbarber dijo...

Una zona preciosa que apenas conozco, tendré que aplicarme!!! Realmente me llamaba la atención la montña picuda de la que no recordaba el nombre (gracias frajam) y que apunto para posteriores incursiones por aquellas tierras.