lunes, 16 de noviembre de 2009

Una Menina de Piedra

A mi me recuerda a las Meninas de Manolo Valdés, una enorme y enigmática escultura de piedra dentro del laberinto rocoso de la Pedriza. El día estaba cubierto de nubes y había hermosos contrastes, con el sol intentando hacerse un hueco por donde podía. Los azules del fondo auguraban una agradable jornada. Ajustando un poco los contrastes y la curva de tonos del DPP se consiguen efectos sorprendentes que realzan la imagen de aquel momento, de tal manera que más que un paisaje real parece el escenario de un sueño.

7 comentarios:

Begoña Sánchez dijo...

Ciertamente parece una Menina, es curioso las formas que llega a realizar la Naturaleza.

Te estás convirtiendo en todo un experto en el procesado de fotografías, es divertido jugar con las imágenes y sacarles todo el partido posible.

Besos

vidal dijo...

Preciosa imagen de un alucinante lugar!... Cómo me gusta la Pedriza y que poco voy, cachis diez!... Hay que ver las cosas que se encuentra uno en las orillas de los fiordos, ja, ja, ja!!!... Todo un honor haberte hecho sonreír compañero!, lo seguiremos intentando, je, je, je... Un abrazo esgallero!!!

SARITA dijo...

Me encanta el cielo y el color del horizonte... La Pedriza dá mucho juego en cualquier ocasión... enhorabuena!!

Un saludo.

Mª Angeles y Jose dijo...

Precioso a quedado genial...me gusta mucho sus colores y su composicion.

Besos

Abi E. dijo...

Pues como se caiga la piedra al pasar, menudo chichón.

Un abrazo

Joan Canal dijo...

Ni que lo digas, el efecto es fantástico, te ha quedado fenomenal.

Salud

jgbarber dijo...

Es que la Pedriza es mi jardín!!! Un poco seco, cierto, pero un enorme y hermoso jardín natural que no me proporciona más que satisfacciones. Saludos,