jueves, 26 de noviembre de 2009

Robles en Valsaín

El cielo encapotado proporciona un aspecto espectral a la imagen. Al final de la mañana, tras cruzar el Eresma, acabamos en Valsaín. Las casitas se agrupan al pie del cerro Matabueyes, donde una torreta de vigilancia de incendios controla todo el entorno. Los enormes robles sin hojas aparecen recortados contra el cielo. Junto al cementerio, donde crecían las peonías, los amarillos se han adueñado del entorno. Lástima que en unos días vuelen los colores dejando el bosque triste y desnudo por una buena temporada.

4 comentarios:

vidal dijo...

¿Desnudo, triste?... ¡no!... se va a "vestir" del "alegre" color "blanco"!!!, yujuuuu!!!... Los esquiadores debemos ser los únicos a los que nos hace felices el Otoño porque sabemos lo que viene después, ja, ja, ja... Preciosa imagen JG, un abrazo esgallero!!!

Mª Angeles y Jose dijo...

Decimos siempre de la belleza de la primavera...pero estamos descubriendo dia, a dia que todas las estaciones tienen su belleza particular.

Me gustan mucho esos arboles recortando el cielo y el color que recoge el agua de ese cielo nublado.

Es como un bello poema.

Besos

Begoña Sánchez dijo...

Preciosos los reflejos de los árboles en el agua cristalina.

A pesar del frió, el suelo sigue cubierto por un manto verde.

Una bella postal

Besos

jgbarber dijo...

Es una zona muy agradable, las praderas de Valsaín, aunque el verde durará poco porque las heladas y la nieve acabarán con este variado colorido. Saludos,