viernes, 27 de noviembre de 2009

Un espejo natural

Los pinos se reflejan contra las tranquilas aguas del río una vez salvados los grandes desniveles de la sierra. El terreno se suaviza, aparecen los robles y las praderas. El Eresma, un espejo donde los azules resaltan entre los troncos asalmonados que buscan el cielo, confundidos entre la realidad y la fantasía.

3 comentarios:

Mª Angeles y Jose dijo...

Un espejo precioso y muy bien visto.

besos

Begoña Sánchez dijo...

Un espejo impresionante, donde el azul intenso del cielo se apodera del color del agua.

Muy bonita

Besos

jgbarber dijo...

Los reflejos son uno de los motivos fotográficos que más me gustan, tanto los naturales en el campo, como los artificiales jugando con los reflejos de la ciudad. Saludos cordiales,