martes, 9 de septiembre de 2008

Carbonero

Un pequeño carbonero (parus major) que se bañaba esta mañana en el río junto a una pareja de gorriones. No es fácil pillarlos tan cerca porque son esquivos y desconfiados y habría que preparar algún tipo de comedero para atrerlos con mayor facilidad. El Pardo es un enclave privilegiado a pocos kilómetros de la capital, constituyendo junto con la Casa de Campo y el parque regional de la cuenca alta del Manzanares, el pulmón de oxígeno que rodea la ciudad por el nor-oeste.

2 comentarios:

serenade dijo...

De nuevo, me he puesto al día en la lectura de tu blog (llevaba retraso "veraniego"). Veo que sigues captando el detalle de lo natural, siempre tan fascinante. ¡Sigue así!

jgbarber dijo...

Muchas gracias, como puedes ver, sigo con los pequeños detalles naturales; si ayer era un pajarillo en el paseo de la mañana, hoy es el sol de tarde ocultándose tras las montañas. Una especie de diario ilustrado, fragmentos del día a día. Me alegro de encontrate por aquí. Besos