domingo, 15 de marzo de 2009

San Millán

San Millán por su cara norte, el techo de Burgos. Un hermoso valle con un bosque de hayas y continuos saltos de agua hasta que la vegetación da paso al terreno más áspero y descarnado. Una enorme montaña cubierta de nieve y una cómoda subida hasta lo más alto, con algún tramo más exigente.
Nieve, nieve y más nieve. Volvemos por un camino diferente, con cascadas aún más espectaculares que las de la subida. La cara amable del bosque. A lo largo del día, el cielo azul se torna en un gris ceniciento.


2 comentarios:

Joan González dijo...

pues a por la ultima nieveeeeeeeeeeee...

salut
joan

jgbarber dijo...

Gracias Joan. Habrá que disfrutarla. Saludos,