lunes, 29 de marzo de 2010

Las montañas son azules

Vuelven los cielos rojos, atardeceres soleados con el cielo rojizo poco después de que el sol se oculte tras el horizonte. La puesta de sol, junto con el amanecer, es uno de los momentos mágicos de cada día, esos raros instantes en que nos damos cuenta de que las montañas son azules. Siempre lo dije. Apenas un momento fugaz difuminado por los diferentes colores del cielo y los juegos de luces entre las nubes. Lástima que no siempre podamos disfrutar de estas vistas. Miles de puntitos entre la ciudad y las montañas, el hipódromo y la Cuesta de las Perdices perfectamente identificables. La imagen es de ayer, hoy se levantaron las nubes negras que traen agua y frío pero dicen que enseguida mejora el tiempo. Un cuadro diferente cada día. Dentro de nada volverán a patrullar los murciélagos.

3 comentarios:

don fernando dijo...

Una foto fuera de lo común. Composición, luz y colorido nos llevan a otra visión de la vida. Un abrazo

sherpa dijo...

Vaya vistas desde tu terraza, eh? preciosa foto! entre el cielo y la tierra están nuestras queridas montañas.
Un saludo.

jgbarber dijo...

Gracias, en esta época aparecen unos colores fabulosos al atardecer y hay que aprovechar los días claros y sin nubes. Abrazos,