domingo, 21 de marzo de 2010

La flor del melocotón

Tal y como indican las dos flores del melocotonero que tengo en el balcón, hoy comienza la primavera. Este es el ejemplo más palpable de la realidad que nos rodea. El rosa pálido de estas flores tan sutiles marca el comienzo de una de las épocas más bonitas del año, el comienzo de la vida, el despertar de la naturaleza. Las flores rojas del membrillero japonés, si bien son más precoces, no marcan como este pequeño melocotonero, el comienzo de la nueva estación. Mi cosecha de melocotones es más bien exigua, un par de piezas al año normalmente, pero el ver cómo crecen y van madurando los melocotones en sus árboles-maceta es todo un prodigio de la naturaleza que marca el paso de las estaciones.

6 comentarios:

ANZAGA dijo...

... de alguna forma alimenta mucho más contemplar el proceso de maduración del fruto que comerlo...

Enhorabuena por la fotografía y el blog. Saludos.

Mariluz dijo...

Pues no tienen nada que envidiar a las orquídeas, son bien bonitas! Qué suerte tenerlas en tu balcón.
Un beso y feliz semana!

Mª Angeles y Jose dijo...

Pues por aqui parece que regresa el invierno....no para de llover...

Las flores preciosas,el color y la nitidez un lujo.

Besos

ruma2008 dijo...

Su color rojo es un color elegante quema desde el origen.

Espigüete dijo...

Qué bonita... me gusta mucho
Gracias

jgbarber dijo...

Totalmente de acuerdo con Anzaga, alimenta más el proceso de ver cómo se transforman estas maravillas de la naturaleza. Gracias por vuestras visitas,