jueves, 26 de agosto de 2010

Hayas y tejos

La tejeda de Tosande, en plena montaña palentina, es uno de esos sitios que llaman poderosamente la atención y que demuestran que la naturaleza nunca dejará de sorprendernos. En medio de un valle donde crecen las hayas, tímidamente escondidos, encontramos tejos milenarios de un porte espectacular. La combinación de verdes (el tierno de las hojas de haya, el oscuro de los tejos y el brillante del musgo) nos transporta a un mundo mágico por descubrir.

3 comentarios:

Edward Gryffindor dijo...

Preciosa¡ Hermoso manto de musgo nos presentas. Saludos

Ardilla Roja dijo...

Hermoso contraste de colores.

Ha sido un refrescante placer visitarte.

Un saludo

ñOCO Le bOLO dijo...


Una foto tan buenas como es habitual por eso me repito en Tosande... una zona encantadora para disfrutar.... llegar al fondo del valle, subir...

Saludos

CR LMA
________________________________