martes, 17 de agosto de 2010

Le Pont Saint Pierre, Toulouse

Agua, luces y reflejos bajo el puente de Saint Pierre, enmarcado por el negro azabache de la noche veraniega. En vacaciones nunca llevo reloj pero al fondo la noria rueda sin fin, marcando de alguna manera el paso del tiempo. La Garonne, un tímido arroyo en su comienzo, nace en la cara norte del Aneto y enseguida se introduce en el Forau de Aigualluts, reapareciendo en pleno valle de Arán a través de los terrenos kársticos que conforman estas montañas. Tras un largo recorrido, la Garonne desemboca en el golfo de Vizcaya, después de atravesar las ciudades de Toulouse y de Burdeos. La magia de la noche iluminada contribuye a las reflexiones sobre el destino de las aguas del río. Ya decía el filósofo que nunca te bañarás dos veces en el mismo río. Esas reflexiones sobre el destino de las aguas realmente son las reflexiones sobre nuestro propio destino.

4 comentarios:

Mª Angeles y Jose dijo...

Ante todo felicitarte por el precioso reflejo y despues seguir con los colores y la nitidez y claridad de la imagen .

Una foto de 10

Besos

Begoña dijo...

Vaya nocturnas que te estás marcando

Una preciosidad la nitidez en los reflejos

Felicidades

Besos

Buena reflexión sobre el destino

Ñoco Le Bolo dijo...


Solamente abundar en la idea... buena definición, buena toma.

Saludos

CR LMA
________________________________

Elsa dijo...

Hermosa fotografía nocturna y muy buena reflexión...

Un abrazo