miércoles, 1 de septiembre de 2010

La tapia del cementerio

Tres cardos secos destacan sobre la tapia del cementerio de San Salvador de Cantamuda, justo detrás del ábside de la magnífica iglesia románica que preside el pueblo. Nubes y colores contra el fondo de la montaña que no se aprecia en la imagen, un remanso de paz en cualquier época del año. Hoy se celebra la festividad de nuestra señora de la Fontcalda, nada tiene que ver con San Salvador pero al verlo en el calendario del trabajo, me llamó la atención y lo apunté para acordarme. Se acabaron las vacaciones y la rutina, de nuevo, se apodera de nuestras vidas. Dichosos de poder trabajar y más aún de poder disfrutar de las merecidas vacaciones. Afortunadamente el trabajo organiza nuestras vidas y justo nos deja libre el tiempo en que jamás podremos aburrirnos.

5 comentarios:

CARLOS dijo...

bonita foto ..me gusta el contraste de los cardos contra el cielo nuboso...
salu2

ñOCO Le bOLO dijo...


Una joya, San Salvador. Lástima que los cables, que supongo todavía existan, no permitan una foto en condiciones.
Feliz reintegro al trabajo... que sirve para estructurar el tiempo.

Saludos

CR LMA
________________________________

Abi E. dijo...

Hola Jose, que fotogénicos que son los "jodios" cardos. Siempre salen bien.

El año pasado estuve en Tosande y desde luego es un lugar muy llamativo incluso a pesar de su "domesticación". El día salió lluvioso y disfrutamos de una mañana solitaria.

Un abrazo
el lio de Abi

Ardilla Roja dijo...

En ningún sitio se respira tanta paz como en los aledaños de un cementerio, es curioso. De hecho siendo estudiante preparaba los exámenes sentada en el banco de un camposanto.

Feliz regreso a la rutina del trabajo. Dichosos los que podemos hacerlo.

Un saludo

Elsa dijo...

Hola Jose, feliz regreso a la vida laboral.

Qué bonito lugar. Me gusta el contraste de colores.

Un abrazo