sábado, 29 de mayo de 2010

Paseando por el hayedo

Una agradable mañana paseando por el hayedo camino del Chorro. Como no está lejos y el día sale tan hermoso, merece la pena repetir itinerario; el arroyo sorprende con las numerosas pozas y cascadas y el musgo que recubre las piedras. Apenas dos semanas y los robles ya aparecen cubiertos de hojas tiernas que filtran la luz. Entre todas las flores que tapizan el bosque, destacan las alfombras de botones de oriente y su brillante toque de color.

1 comentario:

Mª Angeles y Jose dijo...

Que bonitos estan los bosques ya,todo verde y frescor con estos riachuelos que les dan vida.

Bonito efecto.

Besos