domingo, 30 de agosto de 2009

El sol siempre se oculta por el oeste

Tarde de sol y calor leyendo a Murakami, una suerte leer a Murakami quién acaba de publicar “What I’m speaking about, when I speak about running?”. Todavía no está editado en castellano aunque lo encontré en japonés y en inglés. Seguro que resultará bien interesante, tanto por lo del corredor de fondo como por el ambiente japonés.

5 comentarios:

Begoña Sánchez dijo...

Un atardecer de película y si encima lo acompañaste con la lectura de un libro, lo convertiste en mágico.
Te envidio por tu dominio del inglés

Buenas noches
Beso

Jaol dijo...

Desde luego resulta difícil imaginar una tarde más apacible y tranquila. Lástima que los atardeceres duren tan poco...

jgbarber dijo...

Bueno, confesaré que espero con ansiedad lo nuevo de Murakami, lo que leía era un libro antiguo en castellano. El del corredor de fondo que ví, no me atreví a cogerlo en inglés pues me duraría una buena temporada.
La pena del final del verano son los días que acortan. Antes que nos queramos dar cuenta saldremos de casa de noche y volveremos de noche. Una lástima pero no hay más remedio.
Saludos,

Mariluz dijo...

Un lujo de atardecer, qué bonitas las nubes y los rayos que las sobrepasan. Maravilloso momento!
Un abrazo.

jgbarber dijo...

Es verdad Mariluz, lo mejor en este caso es que no tengo que salir de casa y además cada día es diferente. Una verdadera suerte. Besos,