sábado, 10 de noviembre de 2012

Las hayas de Dobres


En el corazón de la Liébana, en pleno monte, disfrutamos de los colores del otoño en una jornada en la que apenas nos mojamos, a pesar de las peores previsiones meteorológicas. Lluvia, nieve, sol, incluso un rato de arcoíris en el mágico bosque de hayas por el transitamos felices y contentos. Podía haber sido peor pero nos fuimos salvando del agua de manera que al final el balance del día acaba siendo muy ventajoso.

1 comentario:

Cienfuegos dijo...

Están los hayedos increibles. Aunque después de la invernada de este fin de semana, la zona alta ya habrá quedado muy pelada. Guapa foto.
Un saludo