domingo, 23 de octubre de 2011

El pescador

Un marinero gallego me contempla orgulloso desde una blanca y soleada pared de su pueblo mostrando en primer plano el producto de su arte. La certeza de su origen proviene del encuentro casual que nos hizo coincidir paseando por la marinera ciudad de Bueu a orillas del mar. Bien fresco debe estar el pescado a tenor del vivo e inteligente ojo que presenta. Muchas veces las pintadas de las paredes, a la vez que regalos constituyen verdaderas oportunidades.

2 comentarios:

Almudena dijo...

¡¡¡qué buen sitio, Bueu!!! Sin duda, las paredes hablan

Abilio dijo...

Hola Jose, cuantos años hace que no voy por Bueu (cosas de la mili en Galicia) y algún conocido dejé por Bueu.
Tiene pinta de Picaso, jejeje.

Un abrazo