miércoles, 2 de marzo de 2016

Camino del Perito Moreno



Empleamos el día en visitar el Perito Moreno, el glaciar más famoso de toda la Patagonia, bautizado en honor al Perito Francisco Pascasio Moreno. Bordeamos el lago Argentino en un espectacular viaje de unos ochenta kilómetros hasta llegar al glaciar por pistas de tierra y estancias ganaderas. El terreno es tan árido y seco como el que encontramos en el desierto de Almería (200 mm de precipitación anual). Los espinosos arbustos de calafate (Berberis heterophylla) crecen a la orilla de la pista de tierra. Sus frutillos violeta, a medio camino entre un endrino grande o una ciruela pequeña, se recolectan a finales del verano austral y se emplean para elaborar dulces y licores. Transitamos por un típico valle glaciar, atravesamos el río Centinela con un fondo de nubes y montañas mientras el conductor va sorbiendo el matecito que le prepara Juan, nuestro guía en esta ocasión. Dejamos a un lado la Estancia Anita. Choiques (una especie de pequeñas avestruces), ñandues y bandurrias de afilado pico. Vuelvo a Chatwin: “Bandurrias, unos pájaros grandes con patas de color rosado intenso, que emiten un graznido melancólico.” Paramos en la Estancia Río Mitre, un lugar paradisiaco con vistas excepcionales. Coincidimos con Marcela y Leandro, una pareja de simpáticos porteños. Los guanacos corretean por el campo mientras en el cielo planean los cóndores, la más grande de todas las rapaces.

2 comentarios:

ñOCO Le bOLO dijo...


Me sorprendes. Visitas el Perito Moreno y nos pones una foto de esa maravillosa estepa patagónica. Supongo que las del glaciar estarán por llegar.
Me gusta tu forma de relatar el viaje. Seguiré atento.
Ahhh... es que anduve por ahí, la R40, en noviembre diciembre, por eso me encanta que me lo vayas recordando.

Un abrazo

· LMA · & · CR ·

jgbarber dijo...

Buena ruta esa R40. Una carretera preciosa y solitaria, todo un descubrimiento. Abrazos,