domingo, 30 de enero de 2011

Paisaje tras el incendio

Una impresionante sensación de desolación contemplando el paisaje tras el voraz incendio que hace año y medio se llevó por delante todo aquello que encontró a su paso, incluso creo recordar que alguna vida humana. Estamos en Gredos, a oriente del puerto del Pico, transitando por la senda de la Rubía en lo que dicen la cara amable de Gredos. Al fondo destaca el pico del Torozo. Algunos pinos viejos persisten como testimonio de la barbarie, luchando por volver a hacerse un hueco entre restos de piornos y piedras chamuscadas. La increíble sensación de encontrarnos caminando en medio del infierno.

4 comentarios:

Marisa dijo...

Es como un alma desnuda, espeluznante.

Cienfuegos dijo...

A mi siempre me da "mal rollo" cruzar una zona quemada. Parece que se ha perdido mucho más que unos simples árboles.
Un saludo

Abi E. dijo...

Hola Jose, siempre es desolador ver un lugar quemado, aún a sabiendas de que la Naturaleza se volverá a regenerar en unos años.
Aún a pesar del incendio es muy buena foto.

trotasendas dijo...

Una imagen muy triste da mucha pena ver un monte calcinado y mas si la causa es por nuestra estupidez. Saludos